Blog de rasdentierro

Un perfecto micromundo

La gata ronroneando suavemente cerca de mi cabecera, el aliento fresco de las cuatro de la madrugada colándose entre las cortinas danzantes rojas y negras. El aroma perruno siempre festivo y alborotado que entra por la puerta a primera hora de la mañana, el sonido de las regaderas eléctricas, un par de pantuflas  esperando al pie de la cama, el olor al café y los huevos a la copa se fusionan junto al de la miel, la mirra o la canela que fluyen desde el aromatizador junto a la lámpara de sal.

 Desde arriba, baja el buenos días arrasando, el beso juvenil en la mejilla, un interesado: ¿cómo dormiste?, y ya todo resume el sentimiento del hogar, del pertenecer en el aquí y el ahora.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: